30 días de blog

Hace varios meses leí un artículo que trataba sobre la depresión del egresado al enfrentarse a la transición de dejar la escuela e ingresar al mundo laboral. Entre las propuestas que daba para enfrentar esta situación, llamó mi atención la de ser generoso, es decir, compartir tus habilidades sin necesariamente esperar una retribución:
Puede que tú seas una persona especial, que tengas mucho talento y creatividad, que seas excelente en lo que haces. Sea lo que sea que hagas. Y mientras no hagas nada al respecto sólo tú sabrás eso. Nadie va a ir a “descubrirte”. Nadie va a llamar a tu puerta para ofrecerte contratos porque sólo con mirarte reconocieron en ti tu potencial. Eso no sucede. Lo que sí sucede es que después de exponerte cada día, de vaciarte y de compartir lo que tienes, alguien quiera escucharte. Y después serán dos, y tres también. Y al cabo de un tiempo has construido algo propio.
En el caso de quien escribió el artículo, su generosidad se reflejó en su blog, donde se propuso escribir una entrada cada día. La idea me pareció excelente. Por mi parte, estos meses he estado ocupada, y en definitiva, este espacio no ha sido una prioridad. Estoy segura que mis ideas, pensamientos y divagaciones no descubren el hilo negro, pero tampoco me he dado la oportunidad de compartirlas con otros. ¿Qué tan descabellados pueden ser mis pensamientos? 
Por ello, he decidido hacerme el propósito de publicar mis ideas durante 30 días seguidos. ¿Funcionará? No lo sé. Pero considero que es una invitación no sólo a ser constante, sino para responsabilizarme y evitar publicar cualquier bobada. Ya veremos qué resulta (hablo así, porque aquí incluyo al que me lee). 

Comentarios

  1. ¡Excelente propuesta! A mí la depresión que más me está atacando es la de "a tu asesora de tesis no le importa titularte", espero que pronto se solucione u__u

    Sé feliz Ana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me sabe mal lo de tu asesora! Esperemos pronto se aplique y tome en cuenta que es importante que se ponga las pilas. Mientras, echarle una manita de gato al blog puede resultar una terapia relajante.

      Eliminar
  2. Saludos. Interesante el artículo, notable la sugerencia, espero pueda cumplirla, la exigencia si parece alta. Yo quizá haga caso de la idea y, como con el reto de libros, lo haga yo tambien. Quizá, digo eh, quizá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Changos, ya hiciste que me diera miedo!

      Eliminar

Publicar un comentario