Historia de las exploraciones en Palenque en el siglo XIX (parte 1 de muchas)

Saber que tengo un espacio para escribir y ser leída y no usarlo, es decepcionante. Lo es más, al ver cómo mis amigos aprovechan sus espacios para expresar una gran cantidad de cosas que ni siquiera imaginaba de ellos. La falta de contenido no se debe a mi poca imaginación (o poco capacidad, como lo quieran ver), sino a una inmensa desidia.
Después de recibir algunas observaciones al respecto por parte de ciertas personitas y después de ver el empeño de Ada por ser constante en el contenido del suyo, decidí hacer yo también mi parte con el mío. Sin embargo en estos momentos mi mente se encuentra ocupada en cuestiones de la titulación y por ello, sólo puedo reproducir algo que hice meses atrás.
El presente artículo es la primera parte (de muchas, como lo dije en el título) sobre las exploraciones en Palenque durante el siglo XIX. Espero sea de su agrado para los que lean.
-------
Palenque se ubica en el extremo norte de las tierras altas de Chiapas, asentado sobre una saliente de piedra caliza que domina la planicie que se extiende hacia el norte del Usumacinta. Se tiene registro de sus gobernantes desde finales del siglo VII, mostrando que la historia de su reino estuvo marcada por las pugnas políticas. Finalmente, esta ciudad concluye de súbito con su sistema dinástico, trayendo como consecuencia a finales del siglo IX un abandono general.[1]
Después de haber sido abandonada por sus creadores y oculta bajo la selva por muchos años, Palenque reaparece ante los españoles en la primera mitad del siglo XVIII, convirtiéndose en un sitio que pronto llamó la atención de los viajeros y estudiosos. La primer referencia de las ruinas de Palenque se encuentran en el canónico Ramón Ordoñez y Aguiar, presbítero de Ciudad Real de Chiapa, quien a pesar de nunca haber estado en el sitio, relata una serie de testimonios que a él llegaron refiriéndose a dicho lugar.[2] Gracias a su obra, personajes como Esteban Gutiérrez, el alcalde de Ciudad Real, Fernando Gómez de Andrade y el padre provincial Fray Tomás Luis de Roca visitaron las ruinas. Finalmente la primera exploración oficial se realizó en 1784, dirigida por el teniente José Antonio Calderón.
Al año siguiente, bajo el mando del arquitecto de obras reales de Guatemala, Antonio Bernasconi, sale otra expedición. En 1786 se le ordena al cronista real Juan Bautista Muñoz, la elaboración de un informa sobre las exploraciones en Palenque de los años anteriores. Ese mismo año se le hace entrega de una copia al rey Carlos III, quien ordena la continuación de las exploraciones, ahora bajo el mando del capitán Antonio del Río en compañía del dibujante Ricardo Almendáriz.
----------
1 Simon Martin y Nikolai Grube, Crónica de los reyes y reinas mayas. La primera historia de las dinastías mayas, México, Planeta, 2002, pp. 155-175
2 Ramón Ordoñez y Aguiar, Historia de la creación del cielo y de la tierra, México, [s.e.], 1897.

Comentarios

  1. Hola hola Ana!
    Muchas veces hacemos estos trabajos y sólo nos lee el maestr@; desde acá (por lo menos) te lee más gente. Buena idea.
    Saludos :D

    Alandroide

    ResponderEliminar

Publicar un comentario